¿Cómo ayudar a llevar una correcta hidratación en ancianos?

 

 

No es novedad que las temperaturas han aumentado a lo largo de los años durante el verano. Nuestros mayores, son conscientes de ello, pero sin embargo, no llevan una correcta hidratación. Son muchos los profesionales sanitarios que insisten y recalcan la importancia de la hidratación en la tercera edad durante la temporada veraniega. Mantener una buena hidratación puede evitar y prevenir la aparición de muchos problemas de salud. No obstante, en muchas ocasiones no prestamos demasiada atención y las consecuencias podrían ser fatídicas, especialmente para las personas mayores.

¿Por qué es tan importante prestar atención a una buena y correcta hidratación? Bien, según el autor Lluis Serra: “Esta insistencia en recordar que las personas mayores estén bien hidratados no se produce porque necesiten más agua, sino porque las consecuencias de una deshidratación son mucho más graves, aumentan los percances e incluso la mortalidad”.

Es por esto mismo, que deberíamos prestar atención algunos aspectos que interfieren en la salud en cuanto a las personas mayores. Es decir, normalmente, las personas de avanzada edad han perdido o tienen menos desarrollada la capacidad de tener sed. Al carecer de esta alerta, no pueden percibir el hecho de tener sed o no y por lo tanto, no saben percibir cuando están deshidratados.

Por otro lado, nos encontramos los golpes de calor, como los que estamos teniendo en estos últimos veranos. Estos pueden tener repercusiones mucho más graves. Como por ejemplo, los delirios aparecen mucho más rápido.

¿Cómo podemos evitar la deshidratación?

  1. Beber entre 2,5l y 2l de agua al día. No obstante, en periodos de mucha calor hay que aumentarlos un 50%. Procedentes de alimentos, agua y bebidas.
  2. Las personas mayores con incontinencia urinaria deberán hacer uso de mecanismos para solucionar la incontinencia. Es decir, como por ejemplo las compresas.
  3. Aprovechar la dieta mediterránea e incrementar la ingesta de frutas, verduras y hortalizas, ya que va a aumentar nuestro aporte de agua.

Y por último, nos gustaría también dar unos consejos para los familiares y cuidadores. Es imprescindible que se les preste mucha atención a nuestros mayores, ya que algunos de ellos, no serán conscientes y por lo tanto, no aumentaran el consumo de bebidas. Des de Assisteam, aconsejamos que como truco, diversifiquéis el aporte de líquidos. Es decir, a veces variando e introduciendo un zumo de frutas, un zumo de verduras, algún café y té frío o algún refresco.

 

“La vejez tiene sus placeres, que, aunque diferentes, no son menos que los placeres de la juventud”.
– W. Somerset Maugham-
0/5 (0 Reviews)